Asistencia al viajero & Seguros de viaje
costumbres argentinas

Costumbres Argentinas

Creo que ya dejamos en claro que estamos fascinados con la comida, por eso hoy en el blog te acercamos a las costumbres argentinas a través del paladar

La comida es mucho más que alimento, a veces, tiene su arte, pero en esta entrada vamos a darle importancia a su connotación cultural acercándote a las costumbres argentinas a través de algunas cosas típicas de este país.

costumbres argentinas

Mate

¿Con que se imaginaban que iba a empezar la entrada? jaja el mate por excelencia uno de los símbolos más característicos de nuestra cultura y en mi experiencia, el primer contacto con su sabor no suele ser de lo más agradable pero una vez que le agarras la mano podría decirse que hasta es adictivo -Particularmente yo, me tomaré unos 5 termos por día-

Según he leído, esta infusión se asocia a la hospitalidad del hombre de campo, a lo rural y gauchesco. Aunque eso habla más de sus orígenes, yo siento que en la cotidianidad -y actualidad- lo que rodea al mate, representa al pueblo argentino, esa excusa que nos ponemos para compartir con otros, los conozcamos o no.

Capaz es poco higiénico desde otra cultura, pero acá está tan naturalizado, que un mate no se le niega a nadie. Es decir, supongamos que estas tomando mate en una plaza con un amigo y viene un amigo de tu amigo con su amigo y vos ni te lo vas a preguntar, le vas a ofrecer a ambos. No vas a tener ningún problema de compartir la bombilla con ellos aunque no los conozcas. 

Imaginen lo incorporado que se tiene esto en argentina, que durante la pandemia el gobierno sacó campañas junto con el ministerio de salud prácticamente pidiendo por favor a la población que dejemos de compartir el mate, pero nos la rebuscamos para seguir compartiendo el momento y cada uno llevaba su kit de mate.

Cuando un dia no tiene matecitos siento que le falta algo, es más, siempre hago el chiste de que si me accidento y quedó inconsciente, le pidan a los médicos que me pasen agua por una vía que me voy a despertar. Debo admitir, la primera vez que la tome fue por puro compromiso.

Estaba en una reunión, una gran ronda de personas que estaban pasando el porongo -así se llama también al cosito que lleva la yerba y la bombilla- y cuando llegó mi turno pensé ‘no sería muy argentino de mi parte decir que no me gusta’ así que lo agarre, lo tome y la sensación fue muy similar a la primera vez que uno toma cerveza y el sabor no termina de cerrar, pero uno quiere obligarse a disfrutarla. Para la tercera vuelta ya había descubierto un nuevo amor. Bueno, basta de mi y mi relacion con el mate… les voy a enseñar a prepararlo, o como supuestamente debe hacerse. La realidad es que yo agarro todo, tiro la yerba a lo bruto y arrancó a tomar. 

Cómo preparar un buen mate.

  • Cargar el mate con yerba
  • Llenar hasta las tres cuartas partes del mate con la yerba que prefieras. La realidad es que hay mucha variedad para elegir: con palo, sin palo, saborizadas, compuestas. Y la elección de la ideal es muy personal. 
  • Hay quienes dicen que hay que tapar la boca del mate con la mano y agitar enérgicamente para formar el espacio donde colocar la bombilla y mezclar bien sus componentes. Esto haría que le cueste mas lavarse -es decir que rinda más y no pierda el sabor-
  • También se recomienda girar un poquito el mate, para que la yerba quede a un costado dejándonos libre un espacio para la bombilla.
  • Una vez que tenes todo listo, le pones el agua. Considero que la temperatura también es cuestión de gustos, yo la saco cuando está a punto de hervir. Pero en la “receta” se dice que el agua es a 75 grados. 

Tortafritas, entre las costumbres argentinas

¿Qué mejor para acompañar el mate que unas tortafritas? Típico de los rioplatenses, también el mate. No quiero entrar en la disputa de a qué país pertenece, todos lo disfrutamos y eso es lo que importa. 

Ingredientes

Para las tortas fritas

1/2 kg de harina

4 cdas de grasa o manteca

1/2 taza de agua

2 cditas de sal

Aceite o grasa de vaca para freír

Preparación

  • Poner en un bol la harina y colocar en el centro la grasa a temperatura ambiente.
  • Con la punta de los dedos ir tomando la masa, agregando de a poco el agua con la sal y seguir hasta formar un bollo.
  • Amasarlo con ganas hasta que la masa forme ampollas en su superficie.
  • Dejar reposar durante 1 o 2 horas y luego cortar pequeñas pelotitas, achatarlas con la palma de la mano y pincharlas con un tenedor.
  • Freírlas enseguida en abundante aceite o grasa muy caliente, hasta que se doren vuelta y vuelta. 

Después, una vez listas, le podes poner sal o azúcar dependiendo lo que te guste más. 

Comencé la entrada panificando hablar sobre varias de las “costumbres argentinas” como pueden ser el asado o las empanadas, pero vamos a dejarlo para otro encuentro así no se hace eterno. Saludos, espero que hayan disfrutado de la lectura del blog de hoy.

Quiero que me llamen!
×