Asistencia al viajero & Seguros de viaje

Cruceros: grandes puertos del Caribe

“Crucero por el Caribe”: cuatro mágicas palabras , palabras que son capaces de hacer soñar a más de uno.
Pero, ¿qué es el Caribe? El Caribe, por pequeño que parezca en el mapa, abarca una amplísima extensión de terreno dentro de la cual se encuentran países con historia y culturas tan diversas como Cuba, México, Costa Rica o República Dominicana. ¿Quieres conocerlos un poco mejor? Aquí te presentamos los puertos más visitador y recurrentes:

Cruceros por el Caribe Este

  • Miami , cuenta con el puerto de cruceros más grande del mundo, lo que la convierte en un excelente punto de partida para cualquier travesía por el norte del Caribe. Visitar Miami es, además, una oportunidad única para conocer la parte más latina de los Estados Unidos y sumergirse en una vida nocturna que no deja a nadie indiferente.
  • La Habana Pasear por las callejuelas de La Habana Vieja, pasando por la Plaza de Armas y la Plaza de la Catedral, y detenerse ante sus magníficos aunque algo decadentes edificios; contemplar una puesta de sol en el Malecón, arrullado por el romper de las olas; recorrer la Habana de Hemingway y finalizar tomando un buen mojito en “La Bodeguita del Medio”, el bar favorito del escritor.

[supsystic-gallery id=43 position=center]

  • Nassau Las Bahamas: Este archipiélago de 24 islas habitadas y más de 200 deshabitadas tiene su centro cultural y económico en Nassau. Dos puentes unen la ciudad con “Paradise Island”, en la cual se encuentra el famoso complejo turístico “Atlantis”.
  • San Juan de Puerto Rico Descubierta por Cristobal Colón en su segundo viaje a América, la isla de Puerto Rico es algo más que playas, “bomba” y “coquitos”. El casco histórico de San Juan, la “Ciudad Amurallada”, es un auténtico despliegue de callecitas adoquinadas y edificios históricos entre los que destacan la Catedral, La Fortaleza o el Palacio de Gobernación.
  • Las increíbles playas de Jamaica, en cuyas aguas las olas parecen moverse a ritmo de reggae. Pero si algo destaca por encima de las demás cosas en esta isla de selva tropical, son sus espectaculares cascadas Dunn’s River, una verdadera maravilla natural donde locales y turistas no dudan en pasar el día bañándose en sus piscinas.
  • Gran Caimán Conocidas por muchos como “la Suiza del Caribe”, las islas Caimán son el lugar ideal para realizar snorkel y buceo gracias a sus aguas cristalinas en las que aún todavía se encuentran restos de barcos naufragados. En Gran Caimán podes también dar de comer y acariciar a las rayas que pueblan sus aguas desde tiempos inmemoriales. Como actividad estrella, el submarino semisumergible “Nautilus” te permitirá explorar el fondo marino desde la comodidad de su casco de vidrio.
  • Isla Catalina Con sólo 10 kilómetros cuadrados de extensión, esta isla perteneciente a República Dominicana es el lugar indicado para olvidarse de todo y descansar tras visitar la seguramente intensa visita a La Española. Allí, la belleza del casco histórico de Santo Domingo os mantendrá entretenidos un buen rato a ritmo de merengue.
  • Cozumel El privilegiado emplazamiento de esta isla la convierte en el lugar ideal para explorar el Caribe mexicano. A tan sólo 50 kilómetros de Cancún y las famosísimas e imperdibles ruinas mayas de Yucatán, los atractivos de Cozumel no terminan ahí: la ciudad amurallada de Tulum; Xel-Ha, el acuario natural más grande del mundo; los ríos subterráneos de Xcaret… quedan a pocos kilómetros de distancia de la vecina Playa del Carmen, situada justo frente a la isla. Sin salir ella, los amantes del buceo podrán dar rienda suelta a su pasión en los 32 kilómetros de su barrera coralífera, la segunda más grande del mundo.
  • Puerto Limón Según la leyenda, cuando Cristobal Colón llegó Costa Rica, fue la costa de Limón lo que le impulsó a llamarla de ese modo. Playas de arena blanca sembradas de cocoteros, una vegetación exuberante y un oleaje que actúa como reclamo para los mejores surferos del mundo. Si sólo disponéis de una jornada antes de continuar hacia Tortuguero, el mercado puede ser una excelente manera de pasar el día y disfrutar de la deliciosa gastronomía local.

Cruceros por el Caribe Oeste

  • Saint Thomas El principal puerto de las Islas Vírgenes ofrece una tentadora combinación de aguas turquesas y tiendas libres de impuestos. Recomiendo dar un paseo por las calles de Charlotte Amalie, cuyos escaparates hacen las delicias de los más adictos a las compras. Con mas tiempo, podes visistar, numerosos transbordadores comunican St. Thomas con las islas de St. Croix o St. John; esta última, famosa por la tranquilidad que se respira en sus calas de ensueño.
  • St. Marteen es Una isla de apenas 90 km cuadrados de superficie, dividida entre las Antillas Holandesas y el departamento de ultramar francés de Guadalupe. En Marigot, la capital de su parte norte, te sentirás como si estuvieses en la verdadera Francia.

[supsystic-gallery id=44 position=center]

  • En Phillisbourg, la capital holandesa, el ambiente es mucho más relajado y pintoresco, con calles estrechas, casas de madera pintadas de colores… Imperdible: presenciar el despegue y aterrizaje de los aviones desde la Playa de Maho, situada a escasos metros del aeropuerto.
  • Martinica La isla más grande de las Antillas francesas, es también la más francesa de todas: baguettes, moda de París, elegantes edificios del siglo XIX.
  • Barbados Otra pequeña isla de apenas 34 kilómetros de largo, con un 90% de población negra. Este dato, en apariencia superfluo, es fundamental para explicar la gran cantidad de tradiciones locales, desde la gastronomía a los festivales, algunos de los cuales datan de finales del siglo VIII cuando la isla era uno de los mayores productores de azúcar a nivel mundial. Los aficionados al ron no pueden dejar de visitar famosa destilería Mount Gay, de cuyas barricas sale uno de los mejores rones del mundo, con más de 300 años de trayectoria.
  • Curaçao Además de hermosas playas, Curaçao ofrece un plus difícil de encontrar en otras partes del Caribe: la ciudad de Willemstad. La bella arquitectura de su casco histórico y la zona del puerto (declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997) es capaz de trasladarnos a la Holanda del siglo XVII, pero con un toque de color debido a la influencia caribeña.
×